1-800-590-8872

Consiga una ventaja competitiva utilizando sistemas de tarjeta de crédito/débito

En prácticamente todos los puntos de venta al por menor de los Estados Unidos, los clientes tienen la posibilidad de pagar sus compras con tarjeta de crédito o de débito. Sin embargo, en el 99% de las lavanderías de autoservicio no existe la opción de pagar los lavados y los secados con este medio.

Antiguamente, bien no existía la tecnología necesaria o bien era muy cara. Sin embargo, los tiempos han cambiado. Si intenta alcanzar una ventaja competitiva o impulsar sus beneficios, reequipar la lavandería con lectores de tarjetas de crédito/débito sería una excelente manera de conseguirlo.

Estadísticas

Las estadísticas de las tarjetas de crédito y de débito respaldan el argumento a favor de la incorporación de dispositivos que acepten tarjetas en los equipos de las lavanderías.

Según la página web de MasterCard y Visa, a finales de 2010 había más de 960 millones de tarjetas de crédito y de débito en circulación en los Estados Unidos. Asimismo, según "The Survey of Consumer Payment Choice" (La encuesta de la elección de pago del consumidor), realizada por el Banco de la Reserva Federal de Boston, la probabilidad de que los consumidores paguen importes más elevados aumenta cuando pagan con tarjetas de crédito o de débito, en comparación con los importes que pagan en efectivo.

Tennessee, pionera

Cuando Ed Schmidt decidió abrir una lavandería en Athens (Tennessee), deseaba poner a disposición de sus clientes una flexibilidad óptima.

The Sullied Duck abrió sus puertas en junio de 2010 y fue la primera lavandería de Tennessee equipada con un sistema de pago con tarjeta de crédito/débito para sus clientes. El sistema está instalado en 20 de las lavadoras y secadoras, con lo que los clientes tienen la opción de pagar con monedas o con tarjetas de crédito/débito.

El sistema de pago con tarjeta de crédito/débito ha tenido éxito entre los clientes, puesto que ya no tienen que ir cargados con un montón de monedas. El uso de tarjeta de crédito/débito hace más eficiente el proceso de lavandería, ya que los clientes no necesitan buscar dinero en efectivo ni cambiar antes de utilizar las máquinas.

Aproximadamente el 30% de los clientes se decanta por la opción de la tarjeta de crédito/débito frente al 70% restante, que prefiere continuar utilizando monedas.

Asimismo, la lavandería de autoservicio también proporciona la máxima flexibilidad gracias a su combinación de equipo. Ofrece 21 lavadoras Speed Queen con capacidades de carga entre los 9 kg y los 36 kg, y 23 secadoras con capacidades de carga entre los 14 kg y los 34 kg. Los diferentes tamaños permiten a los clientes elegir la opción que más se adapte a sus necesidades.

Quantum Silver, el sistema de control patentado por Speed Queen, ha sido una herramienta de gran ayuda para Ed, ya que le permite controlar la actividad de la tienda, incluyendo el uso de las máquinas y el consumo de agua. Quantum Silver también permite a los clientes seleccionar diferentes ciclos de lavado con distintas temperaturas y niveles de llenado.

Ed quería tener la seguridad de que sus clientes quedaban contentos con los servicios de su establecimiento, así que añadió comodidades, como una red Wi-Fi, televisiones de pantalla plana, una sala de espera para adultos y otra para niños con videojuegos; así, tenía la certeza de agradar a todos los públicos. Además, también ofrece un servicio de entrega y posterior recogida, para aquellas personas que por falta de tiempo o por trabajo no pueden quedarse durante el tiempo que se lava la ropa.

Rendimiento de la inversión

Generalmente, las lavanderías autoservicio tienen un alto rendimiento de inversión sin tener apenas costes de trabajo. Durante el primer año tienen un rendimiento de inversión potencial de hasta un 15% o 20% y un umbral de rentabilidad inferior a un año.

Ed destaca que la lavandería de autoservicio ha sido una buena inversión. El establecimiento ha estado generando beneficios desde el tercer mes de la apertura. Ed atribuye el éxito cosechado a una combinación de factores: servicio, equipo, ambiente y el valor añadido de los beneficios disponibles.

Los clientes aprecian el valor de las máquinas Speed Queen, reconociendo que son de gran calidad, ofrecen mejores ciclos de lavado y son seguras. Las comodidades, unidas a buen servicio de atención al cliente, contribuyen a mantener un flujo de asistencia constante y una clientela fija.

Las máquinas de tarjeta de crédito/débito han ayudado a The Sullied Duck a tener su ventaja competitiva. Los clientes están utilizando ciclos más caros, ya que no tiene que ir cargados con monedas y están dispuestos a separar las cargas más grandes, utilizando para ello distintas máquinas. Con la cantidad de gente que confía día a día en las tarjetas de crédito, indudablemente el sistema se hará más popular con el tiempo.

La importancia de un distribuidor adecuado

Cuando Ed decidió abrir The Sullied Duck, se asoció con Star Distributind de Tennessee. Desde el primer día, colaboraron con él proporcionándole información sobre el sector de la lavandería, incluyendo la elección de la ubicación, el distribución del establecimiento y la combinación del equipo. Asimismo, ayudaron a Ed a concertar la financiación a través de Alliance Laundry Systems.

Star Distributing tuvo un papel crucial a la hora de instalar el sistema de tarjeta de crédito/débito, ya que ellos ya estaban familiarizados con la instalación y se aseguraron de que The Sullied Duck contase con las máquinas adecuadas para el sistema.

Star Distributing sigue siendo un recurso para Ed; van al establecimiento a realizar tareas de mantenimiento y a impartir formación, con el objetivo de que Schmidt y su plantilla siempre estén informados sobre los últimos avances del sector. El socio distribuidor de Ed continúa siendo un punto de referencia, ya que continúa desarrollando y expandiendo su negocio.

YouTube My Alliance